Buen viento y buena mar: La industria de cruceros navega bien en el país

on Jueves, 12 Octubre 2017. Posted in Turismo

Buen viento y buena mar: La industria de cruceros navega bien en el país

La industria de cruceros navega bien en el país gracias a un incremento en el número de pasajeros y la apuesta de nuevas navieras por el mercado local.

Colombia continúa consolidándose como destino turístico. Cada temporada incrementa el número de viajeros que llega al país y los cruceros se han convertido en una de las mejores formas de atraer turistas, siendo Cartagena la punta de lanza en esta industria. La ciudad pasó de recibir a 42.024 cruceristas en 2006 a 302.159 el año pasado.

Desde que Colombia volvió a estar en el mapa de las compañías de cruceros a nivel mundial, las recaladas registraron un aumento de 74%, pasando de 53 en 2006 a 207 en el pasado ejercicio.

Información de ProColombia, basada en estadísticas de Migración Colombia, indican que en la temporada de cruceros 2016-2017 (julio de 2016- junio de 2017) se registraron 232 recaladas, de las cuales 212 se dieron en Cartagena y las restantes 20 en Santa Marta.

En este mismo periodo, los pasajeros en tránsito alcanzaron 327.646 en la Heroica y 15.078 en la capital del Magdalena, para un total de 342.724; mientras los pasajeros embarcando sumaron 51.618, todos en Cartagena.

En enero Cartagena recibió al crucero más lujoso del mundo: el Seven Seas Explorer, que se sumó a la línea alemana Mein Schiff 4, que llegó a territorio nacional a finales del año pasado.

Los resultados para la presente temporada, que inició en julio, muestran que en el mencionado mes y en septiembre 13.316 pasajeros estuvieron en tránsito en Cartagena, siendo el noveno mes el de mejor desempeño, según la Corporación Turismo Cartagena de Indias.

Impacto económico

Estimativos de la consultora Business Research and Economic Advisor indican que en promedio cada viajero le deja a la ciudad US$118,18; mientras cálculos de la Sociedad Portuaria de Cartagena indican que la temporada de cruceros, que terminó el pasado 30 de junio, le irrigó US$54 millones en divisas a la ciudad.

Felipe Jaramillo, presidente de ProColombia, considera que la industria de cruceros es una apuesta importante que está dando resultados y que se ha consolidado como un eje de desarrollo, no solo para la Costa Atlántica sino para el país.

“Cada crucerista que llega al país es una oportunidad para mostrarle por qué Colombia está de moda y los avances registrados en materia de seguridad, además de que su economía es una de las más sólidas y estables de la región”, manifiesta. La industria de cruceros también ofrece la oportunidad de generar sinergias y venta cruzada para que empresarios colombianos se conviertan en proveedores de las embarcaciones de los diferentes productos que necesitan.

Retos

Varios son los retos que debe asumir esta industria. En concepto de Jaramillo, el principal es impulsar la llegada de nuevas líneas de cruceros internacionales, además del embarque y desembarque de cruceristas y su permanencia en el país.

El trabajo realizado ha permitido que lleguen cruceros de Japón y también logró que regresara el Disney Cruises; sin embargo, la apuesta está en que continúen recalando en el país para que los pasajeros tengan la experiencia en territorio nacional.

“También tenemos como propósito que los cruceros lleguen a costas pacíficas. El Silver Explorer, de la línea italiana Silversea, se convirtió en 2014 en el primero en arribar a las costas de Utría y Bahía Solano, con 249 personas procedentes de Estados Unidos, Canadá y países de Europa. También se registró la primera visita del Lindblad Expeditions, Swan Hellenic y Happag Lloyd”. Este año también llegaron Explorer y Navigator, de Regent Seven Seas Cruises.

El buen momento por el que atraviesa esta industria es ratificado por los empresarios del sector. El presidente & CEO de Pullmantur Cruceros, Richard J.Vogel, destaca la estabilidad de la economía colombiana.

Esta naviera es la mayor operadora de cruceros en Colombia, a través del puerto de Cartagena.

En 2016 la empresa movilizó alrededor de 20.000 pasajeros colombianos y la proyección para este año es alcanzar 40.000 y en el próximo periodo registrar un crecimiento entre 5% y 10%.

Esta es la única compañía que tiene operación de embarque y desembarque en la Heroica, lo que facilita que los colombianos puedan subir y bajar en este puerto; pero que además lleguen los viajeros provenientes de otros destinos.

Cada semana llega un barco de Pullmantur a Cartagena, pues según Vogel, Colombia es clave para la operación de la multinacional, a tal punto que hoy ya representa 10%. La empresa moviliza 400.000 pasajeros, de los cuales 40.000 son desde Cartagena.

La compañía ha venido trabajando de la mano de los agentes de viaje, sus principales aliados, pero su presidente reconoce que se tiene la falsa idea de que los cruceros son para gente mayor o para personas ricas y por ello se hace necesario democratizar el servicio. Este es uno de los mayores retos que tiene la industria en el mundo.

Para Vogel, el potencial que ofrece el mercado es claro; sin embargo, la capacidad del puerto de Cartagena se queda corta para una operación de embarque y desembarque y este resulta un tema importante, pues se trata de una actividad que dinamiza no solo la economía regional sino la nacional.

El directivo señala que la empresa tiene en el país una apuesta de largo plazo y calcula que para 2018 el impacto que generará la operación en el país será de unos US$17 millones o US$18 millones. Este impacto se refleja en las compras al comercio, transporte y traslados aéreos, entre otros, recursos que terminan aportando a toda la economía.

Bajo este panorama, ¡bienvenidos los cruceros!.

Negocio mundial

La industria de cruceros ha venido creciendo y las proyecciones apuntan a que en los próximos 7 años se construirán 80 embarcaciones con este propósito, dice Richard Vogel, presidente & CEO de Pullmantur Cruceros. La mayoría de estos barcos irán a los mercados de Europa, aunque también Latinoamérica tendrá demanda. El directivo, quien en días pasados estuvo de visita en Colombia, manifiesta que, si se compara el negocio de cruceros con el total de la industria del turismo, aún representa una parte pequeña, pero las inversiones son muy grandes y pronto pesará más en el negocio. Esto permitirá pasar de 25,8 millones de pasajeros en 2017 a unos 32 millones en los próximos cinco años. El año pasado fueron 24,7 millones y en 1980 había 1,4 millones. El Caribe es el destino preferido, con 35 % de los cruceristas y Estados Unidos el país emisor más fuerte.

Tomado de Revista Dinero

Twitter

Facebook